Pasar al contenido principal
Gastronomía

Gastronomía

Gastronomía


Salamanca es una provincia para perderse y perder los sentidos. Un paraíso para poder disfrutar de suculentas entradas como el jamón de Guijuelo, embutidos ibéricos, el tradicional hornazo o el farinato de Ciudad Rodrigo; platos de cuchara a base de lentejas de La Armuña o garbanzos de Pedrosillo; segundos de carne de morucha o ternera charra, y postres con quesos de Las Arribes... todo bien regado con caldos de Arribes del Duero o de la Sierra. ¡Entra en esta despensa de calidad y disfruta de la buena mesa!

Muchos de los productos más tradicionales de Salamanca cuentan con Denominación de Origen, Identificación Geográfica Protegida y Marca de Garantía.

Jamón de Guijuelo

Existen pocas sensaciones comparables a saborear una loncha de Jamón de Guijuelo. De color rojo profundo o rosa pálido, la carne magra presenta suaves reflejos y brillos de grasa. Su intenso aroma y el sabor envolvente convierten su degustación en un auténtico placer.

Garbanzo de Pedrosillo: el garbanzo perfecto

La fama del garbanzo de Pedrosillo llega hasta el punto de que en otras partes de España se conoce como garbanzo pedrosillano a otras variedades de pequeño tamaño.

Carne de Morucha

Las amplias dehesas constituyen el hábitat de la vaca morucha, la raza autóctona salmantina por excelencia. Bajo sus encinas y robledales, pastan en libertad las cabezas de ganado, alimentadas con los excelentes pastos que nacen cada primavera.

Ternera Charra. Esencia de la dehesa

La Ternera Charra se acoge a la marca de garantía de esa misma denominación, haciendo referencia a carnes frescas de animales de vacuno nacidos, criados y cebados en Salamanca.

Ibéricos de Salamanca. Calidad certificada

Decir Ibéricos de Salamanca es decir ibéricos de calidad. Reconocida en 2005, esta Marca de Garantía ampara seleccionados productos ibéricos salmantinos, en concreto lomos, chorizos, salchichones, jamones y paletas.

Lenteja de La Armuña

Al norte de la capital se extiende La Armuña, una comarca idónea para el cultivo de cereales y leguminosas por la riqueza de sus suelos. Entre ellas destaca la lenteja, de probada calidad como lo demuestra su Indicación Geográfica Protegida.